No todos en la generación de Jesús podía recibir al Señor como su Salvador, pero el ciego Bartimeo seria contado entre los números de los redimidos. Por estar ciego, el vino a conocer a Jesús.
 
”La Fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios”